La foto del muelle y una Donostia a 30 KM/h, así parece que se ha quedado la City tras el fin del Estado de Alarma

Foto GipuzkoaDigital.com © Donostia San Sebastián
  • Opina: Xio Segundo

“Hoy domingo a las 00:00 ha finalizado el Estado de Alarma debido a la Covi-19. Es decir en plena madrugada de un domingo. Ayer, cuando dieron las 12 de la noche, era impresionante el ruido de coches y motos que se oía por Donosti, comparado con otras noches de sábado en confinamiento, en la que el silencio de una ciudad a la que le gusta dormir, como Donostia, era sobrecogedor. 

Por intermedio de las Redes Sociales, una fotografía del pequeño Puerto de Donostia San Sebastián compartida hoy 9 de Mayo de 2021, lleno de botellas, bolsas de plástico, latas… se ha hecho viral.

Un tuitero la compartía con su comentario y luego añadía: “No sé de quién es la foto.” Y se quedaba tan tranquilo.

Es curioso cómo en una ciudad cual Donostia a día de hoy, ver todavía fotógrafos de prensa y autónomos de agencias cargados con grandes bolsones con máquinas de fotos descomunales y antiguas y que sea una foto enviada esta mañana por WhatsApp y realizada con un móvil la que se ha hecho viral y la que capta toda la atención. ¿Pero es de hoy?” se preguntaba otro tuitero.

Después de tantos meses de Estado de Alarma, el fin del mismo se pone un sábado por la noche, por genialidad de políticos estatales que nos gobiernan, pues a lo mejor es normal que el responsable de la empresa de limpieza -que pagamos todos con nuestros impuestos- aquel, que todos los años un periódico regional en una tele provincial desaparecida le realizaba aquellas divertidas entrevistas subido a una txalupa muy pringosa, le pillara desprevenido y con pocos recursos para hacer frente a la limpieza de un sábado por la noche, después de un Estado de Alarma histórico, en el muelle del puerto de Donostia, tampoco es para tanto. 

Lo curioso es la foto, enseguida se ha hecho viral en Instagram, Facebook, Twitter, Google… sin que tengamos noticia de su autor o autores y sin saber a ciencia cierta si es de hoy, se ha compartido tanto que se desconoce su autor o autora.

Y es que una imagen vale más que mil palabras, sin duda.

Alguien pasa por el lugar, ve lo que acontece lo envía por WhatsApp y todos la comparten haciéndola suya, periodistas tuiteros, freelance, políticos regionales antes locales que hasta hace poco enviaban fotos de la mesa de su trabajo con el mail abierto y las claves pegadas en el computador, agencias, periódicos locales, amantes de las redes sociales, galerías de arte, cocineros y cocineras , presentadores de productoras de televisiones públicas… todos hacen la foto suya y como si estuvieran por encima del bien y del mal dan su opinión, concluyen y sentencian.

Una Donostia a 30 KM/h, así parece que se ha quedado la City tras el fin del Estado de Alarma, cada vez más locales comerciales cerrados en nuestros barrios, bares y restaurantes muy tocados, grandes hoteles cerrados esperando a que este Fin el Estado de Alarma traiga mejores noticias para su reapertura, empresas octogenarias en polígonos industriales teniendo que recalificar su terreno ocioso para construir pisos y de esa manera poder subsistir un tiempo más, una TV local cerrada, barrios nuevos con carriles bicis mal diseñados, socavones, baches y parches, radar móvil a 30KM/h que si eres autónomo empobrecido vas asustado todo el rato pues no te llega para pagar la multa. Y lo que parece mucho peor una City en la que cada vez resulta más difícil emprender alguna iniciativa o empresa yendo por libre, es decir,  sin tener que pedir ayuda a cualquier institución política que te controle y asesore.

Siempre pensamos en el éxito que tendría una revista digital con el humor que tenía “La Codorniz” en aquella época, pero trasladada a los acontecimientos que ocurren en Donostia, que si las piedras de Ondarreta, que si el Metro-Topo, que si los autobuses, que si los parasoles de La Concha, que si el carril bici de Aiete… Y lo peor, un fotógrafo de un periódico regional  que se pone a sacarte una foto, mientras paseas por La Concha, sin tu permiso y luego aparece tu imagen en la edición electrónica de ese periódico acompañada de publicidad institucional de ganga, sin tú quererlo.”